Brillos

Brillos

sábado, 18 de enero de 2014

Cheescake Epilogo-One Shot


Cheescake

Epilogo-One shot:
~Panadería Cheescake~
     Era de tarde en aquella institución con nubes blancas como la nieve que se podían contar en un cielo añil intenso que hacía gala a un sol caliente y sofocante, típicas tardes infernales de julio.

     Y al fondo se encontraba aquella cancha, ese salón enorme con los dibujos y las canastas de baloncesto que era rodeada por alambrado cuadrado, dentro se podía observar muchas sillas ocupadas por estudiantes. Sí, todos los quintos años se iban a graduar y estaban en las prácticas para la graduación.

     Y entonaban una y otra vez esa cancioncilla que se le hacia 1000 veces fastidiosa para nuestro pequeño Alessandro…

Pintarse la cara, color esperanza… (88)
.
.
.
4:00 pm

—Awww… Que refrescante esta la limonada— Una sonrisa dulce y casi imperceptible de lascivia se vio en la boca del menor mientras unos ojos marrones acaramelados lo veía con una jactancia picara.

—Gracias Cheescake— Salió un niño risueño a votar la botella de limonada vacía en su respectivo cesta de basura.

     “Francesco” estaba esperando en la camioneta blanca al joven castaño.

—¿Qué tal va con su novio?— Esa voz típica se bajaba del vehículo y le abría la puerta trasero al joven pequeño.

—Termine con él, fue muy extraño

     A pesar que el conejo de felpa, no, el muchacho que cuidaba de Ale; Franchesco había estado en las nebulosas disfrutando ese cuerpo humano pues, le impresiono el rostro de tristeza que había en el niño.

      De igual arranco el carro.
.
.
.

     Cuando llego Ale a la casa, corrió a quitarse los zapatos en las escaleras, gritando…

—¡Papá, mamá, estoy en casa!— El de ojos caramelizados solo quería el abrazo de sus padres.

     Pero nadie contesto.

—¡Mamá, papá!— Sus ojitos ya se le estaban llenando como un estanque en invierno.

—Ya mi pequeño— El alto lo acurruco entre sus brazos.

—Otra vez voy a almorzar sin ellos— Dijo Ale con ese típico “hip” que hacen los niños dulces al llorar.

—Siempre es así… hice el pedido que me hiciste— Dijo el alto sujeto acariciando las hebras casi rubias del nene.

—¿Qué lograste averiguar?— Se limpió las lágrimas de su precioso rostro.

—Milo Pérez salió hace cinco meses por buena conducta, está en terapias con psicólogos y hable con él para darle el cheque con tus ahorros— Decía el mayor acariciando a su… amo (?)

—Al principio se negó, pero le dije que eso era lo menos que podías hacer en ofrenda de arrepentimiento y lo acepto
.
.
.

     Y así, después de una semana… Ale llegaba demasiado triste ya que sus padres no estuvieron en su graduación, el pequeño no asistió a ninguna fiesta porque la realidad le golpeaba en la cara tras escuchar como a 320 nombres para que recibieran como el, su título de bachiller.

      ¡Toc! ¡Toc! Franchesco de camisa verde militar, golpeaba la puerta de la habitación del pequeño.

—Abre la puerta, Ale

—¡Jamás!— En su voz se le podía percibir sus lágrimas dulces.

—Cálmate, tan solo abrázame y todo pasara

—¡No! quien debió de haber muerto en lugar de Sorrento debí ser yo ¡Por eso él quería protegerme!

     Y así comenzó lo gritos de un pequeño que nunca había gritado, no al menos de esa manera tan desesperada.

     Un panal por más dulce que sea, siempre tendrá abejas que pican, demasiado doloroso.

—No digas esas cosas, ya sal de ahí para que puedas abrazarme. Entrare en Cheescake sí te hace feliz

—Aquí estoy como siempre, recostado sobre mis lágrimas sin sentir nada al menos eso piensan todos los que quise de hermano mayor

—Ya basta, abre o voy a romper la puerta

—Dominic fue el que termino conmigo, me dijo que me veía como un hermano menor, que no podía verme como algo más que eso— Con junto iba acabando su línea, su tono se iba acercando al oído del mayor.

     Click… Ale abrió la puerta con su rostro rojo como cuando las fresas están en temporada en la colonia Tovar.

—Ven, esta vez yo te acariciare, vamos a encargar comida china y veamos lluvia de hamburguesas, la venganza de las sobras— Franchesco con brazos de salvación abrazo al pequeño.

—¿Sabes porque Sorrento me entrego a ti?... je je je, porque yo no voy a dejarte. Siempre he estado contigo, con este cuerpo si puedo cumplir el rol de hermano mayor ¿o qué dices tú?

     Allí estaba, el asunto había estado bien desde un principio, Cheescake había estado con él en las buenas y en las malas, en lo dulce y en lo amargo… incondicionalmente aunque el pequeño sabía que la raíz de su conejo de felpa era un misterio.

      Ale agacho la cara dejando su mirada en sombra pero enseguida Franchesco, es decir; Cheescake se colocó de rodillas y alzo el rostro con delicadeza de su niño.

—Vamos a experimentar lo que sientes con los dulces— Esa voz elegante pero con un ingrediente extra…

     Placer.

     Y como en cámara lenta el de cabellos de ébano tomaba las delicadas muñecas de Ale y las alzaba mientras lo iba arrinconando en la pared más cercana. Su rostro inexpresivo bajo hacia el del menor quien lo miro expectante y allí le iba un beso y no un beso de coco que suelen vender por las avenidas…

     Y de repente no podía comparar ese beso con coco si no con un crossant francés…

     Una sonrisa traviesa atravesó los labios del más alto ya que parecía que su cuerpo reaccionaba, sinceramente esto era divertido. Fue cuando tomo de la cintura al niño castaño claro y lo llevo a la cama donde lo acostó con demasiada facilidad, dejando que dos brazos tiernos se extendieran como pluma y un rostro precioso con expresión de casi indiferencia se hiciera a un lado.

—Te podría comparar con los dulces que tanto comes… y lames— El tono adulto y elegante era demasiado sugestivo pero…

     ¿Qué pasaba por la mente de Ale?

     Pues… qué creen, él solo veía eso extraño. Iba a tener relaciones con su muñeco de felpa pero que no era un muñeco sino una entidad. Todo era confuso pero en su corazón la llama de cariño y aprecio achocolatado por Cheescake estaba presente pero los pensamientos se les esfumaron al sentir una cálida lengua en medio de su estómago que iba subiendo a la vez era subida su camisa marrón espuma.

—Mmm… pequeño Ale, mira que tenemos aquí, fresas je je

     Y allí iba a las tetillas rozagantes del niño quien al sentir tal succión se retorció un poco de placer.

—Deja de compararme tan descaradamente— Seriedad y complicidad venían sorprendentemente de menor “dulce”.

      La respuesta fue una sonrisa típicamente picara.

—Me encanta ese lado tuyo…

      El pantalón azul marino fue quitado de a poco para caer al suelo y dejar mostrar una tierna erección.

—Ah— Un gemido que parecía demasiado tentador, demasiado fascinante.

—Je je je… le sobre las  hormonas y tu estas demasiado sensible

          Cuando vio la cara del pequeño, noto que estaba con el rostro hacia un lado con sus ojos perdidos en placer y su boca abierta con un hilillo de baba que lo hacía…

—Entiendo la palabra “atojo” ahora

     Fue a la pequeña boca que tanto dulce comía y la devoro un poco para sentir los deliciosos temblores de su… amo (?)

     Introdujo sus tres largos dedos en la boca de Ale quien procedió a lamerlos y bañarlos de saliva.

—¡Ah! Ah ¡No, C-Cheescake!— Gemio Ale al sentir que su entrada era tratada rudamente por cierto dedos adentrándose, ellos no se detenían así que se abrazó más a Cheescake.

—Deja que te acostumbre un poco— Él solo mantenía ese vaivén en el recto del de ojos caramelos.

      ¿Acaso Cheescake se estaba aprovechando de la debilidad del momento? Eso mismo se preguntaba Ale lleno de temor y sensible por querer eso que llaman “Orgasmo”, acordémonos que nuestro pequeño es muy calculador.

—T-Te estas aprovechando…

     El vaivén se detuvo abruptamente.

—Sí aprovecharse es querer adentrarse a la persona que siempre estas cuidando inconscientemente para sentirlo y sostenerlo aún más, entonces si me estoy aprovechando

—No sé quién eres o quien fuiste… Ah~— Gimió a lo último el de cabellos algo desordenados al sentir el vaivén de nuevo de forma deleitante.

—Esa es tu duda mmm… solo soy un alma en pena que desarrollo habilidades y en el proceso perdí mi memoria. Investigue mucho fue cuando leí que cuando uno muere deja de ser quien era para seguir, luego después de estar tantos años en un armario, Sorrento me rescato y me dijo que iba a ser mi amigo

—Ah… ah~ E-entiendo

      Y esa era la señal… una embestida completa del mayor hacia el menor que grito de dolor.

—Esto es excitante

—N-no te muevas— Dijo con esfuerzo una melena despeinada pero demasiada tierna.

—Cuando intentaba salir para entrar en el conejo de felpa… no pude

            Unos ojos amarillos caramelos se abrieron ¡Cheescake no se iría! Ni siquiera al cuerpo del muñeco.

—Más… Cheescake más— Él niño con la boca casi seca pedía algo como eso aun humano nuevo.

—Está bien
 
      Cheescake llevo su gran mano al miembro erecto del pequeño quien estaba como ahogado en placer.

—Ah, ah, ah, ah…

     La habitación del pequeño estaba full de tantos gemidos, caricias hasta que ambos se vinieron, llenándose de leche en el acto.

.
.
.

     6 Años después…

      Definitivamente la vida no es dulce pero no se pierde absolutamente nada con intentar.

      Ale y Cheescake vivían en esa casa que hace como siete años sus padres habían comprado al mudarse en Anaco… Ellos habían construido una panadería donde había panes, dulces de muchos sabores, helados y mesas para reposar. Era un sueño que ambos habían adoptado en el transcurso de la universidad de Alessandro junto con su pequeño trauma que fue disipando poco a poco en pequeñas terapias que asistía y el trabajo de chofer y escoltas de Franchesco.

~Panadería Cheescake~
FIN

Ir al Resumen y Lista de Capítulos

2 comentarios:

Maid Comentario n.n

Maid caritas De: Pervert Mind

() () () (╭╮) (≧◡≦) (¬_¬) () (-) () (-_-) (_) (╯_╰) (3) (o_-) (¬‿¬) (◣_◢) (∪ ◡ ∪) (≧ω≦) o(≧o≦)o (⋋▂⋌) (॓_॔) (╯ಊ╰) (─‿‿─) ‹(•¿•)› (╯︵╰,) (︶︹︶) (∩︵∩) () (_) (~ ̄▽ ̄)~ (ω) (+_+) () ( ) ♥╣[-_-]╠♥ ٩(͡๏̯͡๏)۶ (u_u) (*_*) (º_º) ٩(×̯×)۶ ಥДಥʕ•ᴥ•ʔ ʕʔ ʕ¬ᴥ¬ʔ ʕᴗᴥᴗʔ ʕΛᴥΛʔ ʕ>ᴥ<ʔ ʕ*ᴥ*ʔ ʕ-ᴥ-ʔ () (✄♥) (➸♥)